Para contactar con xiztoria

Contacta con nós en: xiztoria@gmail.com

21/11/08

Unha petición de axuda.

Ola a todos os que vos pasades por este blog.
Vedes que últimamente témolo pouco atendido, a causa é un traballo que estou a preparar sobre "Cine, Historia e Educación" para o día 29 deste mes.
Por iso vou pedir, especialmente aos que fostes meus alumnos/as, que me escribades algunhas reflexións personais sobre as posibilidades de aprender historia coas películas que tantas veces citaba nas miñas clases e as que vimos ( sobre todo en 1º BAC)

Grazas anticipadas. Unha aperta.

5 comentarios:

Sandra dijo...

Hola! Pois eu vou intentar facer unha pequena contribución a esta causa.

Dende o meu punto de vista, considerO que ver unha película pode ser unha forma máis amena e entretida de coñecer o que somos e de entender todos aqueles acontecementos pasados que incidiron na nosa sociedade e no noso mundo máis actual (recordemos que coñecer a historia supón coñecernos a nós mesmos e coñecer aquelo que nos fai diferentes dos demais, doutras culturas...) Presentarnos de maneira visual os feitos históricos e o contexto socio-cultural pasado pode permitirnos acadar unha visión máis xeral e concreta do mesmo, é dicir,permítenos achegarnos á historia dende unha perspectiva máis familiar e próxima, transpasado a barreira do abstracto que moitas veces nos fai incomprensibles os distintos sucesos.
Non obstante, moito ollo, porque as películas tamén poden ter efectos contraproducentes.
Por un lado se a peli non "engancha" ó espectador é moi probable que, ademais de experimentar un aburrimento insoportable, se afiance un previo concepto negativo acerca da historia.
Ademais non debemos esquecer que, nese afán de artificiosidade dos directores de cine, moitas películas deforman contidos importantes e relevantes dando lugar a unha representación da historia máis fantástica e ficticia que de concordancia cos feitos acaecidos na realidade.

Dende o meu humilde parecer, se a película non é capaz de mesturar dunha forma equilibrada o histórico(dende unha perspectiva realista), cun contido máis enfocado á captación da atención do público, algo máis livián que o puro contido histórico, non aconsellaría a visión dunha película para aprender historia.

Espero que servira de algo. Moitos saúdos. SANDRA.

Anónimo dijo...

Yo creo que algo muy importante en la enseñanza es que se muestren diferentes puntos de vista cuando es posible y ya que en Historia lo es, qué mejor manera de hacerlo que con el arte y más concretamente, con el cine.
Desde la experiencia, las películas o fragmentos que vimos en tu asignatura, por no hablar en general de como sirvieron también para las otras, me parecieron un complemento a las explicaciones que aportan eso de lo que hablo al principio...diferentes puntos de vista. Yo creo que es mejor ver películas basadas en una época o hecho concreto o con un trasfondo determinado, más que por ejemplo ver un documental sobre...la Revolución francesa o otros temas. Porque con las películas, se puede ver y no imaginar lo que se explica en clase y cada uno lo puede valorar de diferentes maneras, es decir, ver y reflexionar. Además, el ver películas basadas en el tema explicado en clase ayuda a crearse una visión más completa y también es gratificante a la hora de estudiar, pues es más sencillo recordar una película que otra cosa...como pasa con las canciones y eso...

Bueno, a ver si ayudé en algo.
A ver si cuelgas el trabajo más adelante que tiene que estar muy interesting...
Siento no haber ido al recital :S

Biquiñoss

Angie

raquel dijo...

Hola. Yo creo que el cine puede ser un complemento muy importante en el estudio de la historia, las películas proporcionan un prisma diferente para llegar a un mismo acontecimiento histórico, siguiendo un camino distinto al convencional y, por tanto, se puede conseguir un conocimiento más completo y enriquecedor. A veces, la historia puede parecer algo impersonal, anónimo, lejano, intangible, una simple sucesión de fechas, hechos y nombres relevantes. Desde esta visión, es difícil lograr interés en estudiarla, muy complicado entenderla y prácticamente imposible disfrutar con ella.

Las películas, por tanto, pueden cambiar la mirada con la que una persona se enfrenta a la tarea de aprender historia. En el cine, se deja a un lado la totalidad histórica de un acontecimiento para centrarse en unos personajes, que viven en un determinado momento en el que se halla inmersa su vida. Y a través de ellos, se ofrece una nueva perspectiva; aunque son personajes inventados, mientras dura la película son algo más que un nombre y apellidos, son personas que en sí mismos encierran su propia historia, viven en un presente en el que a cada instante se está produciendo historia, y sueñan con un futuro que también pueda encontrar cabida en la historia que todavía está por escribir. Producen sus propios juicios acerca de la sociedad del momento, de las circunstancias que les ha tocado vivir, y sienten y sufren como podría hacerlo una persona real aquí, a este lado de la pantalla. Personajes que estén bien construidos, con una personalidad verosímil, ofrecen la posibilidad de que podamos identificarnos con ellos, miramos el mundo a través de sus ojos, que nos hacen partícipes de ese momento, y entonces las fronteras temporales se dilatan; en cierto modo, nosotros también nos encontramos allí.

Personalmente, me acuerdo de aquella película de la revolución industrial en Inglaterra (no recuerdo el nombre) en la que un niño moría bajo una de las máquinas textiles… Me sirvió para comprender mejor ese momento histórico, ahí se daba una vida y un rostro a esas personas que sufrieron las consecuencias de una época que no eligieron vivir. También las películas de Chaplin, con esas pinceladas de humor nacido en el drama… Y ya más tarde, después de tanta insistencia no podía dejar de ver Doctor Zhivago, y es que además de ser una auténtica obra de arte, consigue proporcionar una particular visión de la revolución rusa que se queda inevitablemente anclada en la memoria, y desde entonces, me resulta necesaria la historia de Yuri Zhivago y Lara para completar los hechos que ocurrieron en Rusia durante esos años. Películas como ésta son ejemplos paradigmáticos de cine con el que se puede aprender historia, porque el cine, en primer lugar, tiene que ser arte, por encima de todo debe aspirar a eso, y no supeditarse a otra finalidad que podría echar todo a perder. Si la película consigue ser suficientemente buena, su marco histórico también estará bien construido, y será entonces un vehículo adecuado para acercarse de una manera alternativa a la historia.

Bueno, espero no aburrir con todo lo que he escrito xD, y también espero que pueda servir de algo. Ah, me gustaría también tener la oportunidad de leer ese trabajo, seguro que será muy interesante.

Saludos.
Raquel

julián dijo...

Gracias a Sandra, Angie y Raquel pola vosas mágnificas aportacións.
Unha aperta.

Jujujulián.

Sabela dijo...

Hola a todos. Debe de ser un trabajo estupendo el que vas a preparar, ¡esperamos información!

Hace unos días pasé una de esas tardes tontas en las que te sientas en el sofá y no haces nada en toda la tarde más que comer y ver la tele :-). Entre todos los "bodrios" que me encontré (no me negaréis que la programación de la tarde deja mucho que desear): telenovelas, programas del corazón, etc. me llamó la atención un anuncio. Decía, con otras palabras, que el cine fue inventado por el ser humano para experimentar esas otras vidas que le gustaría vivir, esas otras personas que le gustaría ser. Y la verdad es que me parece muy cierto; el cine, como todas las artes, es, entre otras muchas cosas, una especie de "vía de escape" a la frustración de tener que vivir una única realidad, una única vida. Si la película es buena, es realmente arte (cabría una laaarga discusión de lo que es el arte que no viene al caso) provocará la inmediata empatía con los personajes y su historia. Se convertirán en otro aspecto de nuestro "yo", o serán nosotros mismos en una vida alternativa. Y la historia de la humanidad es, de alguna manera, un conjunto y sucesión de vidas fascinantes que, quizás por ajenas y lejanas, intensas o apasionantes, anhelamos vivir de alguna manera. Además, en este caso hay un "interés añadido": sabemos que eso es real, que es real porque es pasado y no fantasía.
En cuanto al uso del cine como herramienta para el estudio de la historia me parece una idea excelente; está claro que el estudio de cualquier disciplina o tema mediante la visión de una película es más ameno y tiene un “poder educativo”, por decirlo de alguna manera, mucho mayor que el método tradicional (aunque tengo que decir que soy muy rara y que la historia como “una sucesión de fechas, hechos y nombres relevantes” que decía Ra no me resulta un aburrimiento, aunque reconozco que puede ser más y arduo y difícil si no te gusta). Está claro que, como he dicho, el buen cine causa y facilita la empatía con los personajes, bien sea históricos o imaginarios, empatía que resulta más difícil de conseguir estudiando, por ejemplo, un libro de historia (se necesitaría una “capacidad de abstracción” mayor). Aún así, me gustaría aclarar que no por eso hay que desdeñar el “formato libro” ni mucho menos, las novelas históricas también me parecen un método increíble (me remito, por ejemplo a El general en su laberinto, de García Márquez, libro que retrata la vida de Simón Bolívar, el gran libertador sudamericano). Simplemente, la diferencia reside quizás en el hecho de que el cine es un método mucho más visual, y quizás por eso llega más directamente, más fácilmente (no requiere tanta concentración como la lectura, sólo hay que dejarse llevar y “empaparse” de lo que nos están mostrando en una pantalla). ¿Ejemplos de buen cine histórico? Desde las películas del magnífico Chaplin (Tiempos modernos, El gran dictador), todo un clásico, hasta la película animada Rebelión en la granja, basada en la novela de Orwell y que, en un clima de humor y sátira, retrata a la perfección la corrupción del poder en el régimen comunista soviético. Tampoco hacen falta comentarios acerca de películas como Doctor Zhivago, la película xiztórica por antonomasia, o las emotivas La vida es bella y El pianista, que retratan episodios trágicos de la Historia como el Holocausto y el auge del nazismo.

Esto me ha quedado más aburrido que la programación de la tarde xD. Espero haber sido de ayuda. Que viváis muchas vidas alternativas :-) Saludos

Sabela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...